Federación Costarricense de Atletismo FECOA
No te pierdas

Rusia sigue estando alejada de las pistas de atletismo

El Consejo Directivo de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), que se reunió en Mónaco, decidió mantener la suspensión a Rusia que, de esta forma, no podrá tener representación atlética en ninguna de las pruebas que se disputen próximamente.

A pesar de que ellos están haciendo los deberes, y a pesar de que los grandes damnificados son los deportistas, la IAAF mantiene su NO.

El órgano de gobierno del atletismo mundial consideró que Rusia todavía no ha hecho lo suficiente para hacer frente al dopaje. Esta decisión debilita considerablemente la posición  del país que preside Vladimir Putin pues se produce pocos días antes de que el Comité Olímpico Internacional (COI) dictamine sobre su  participación en los Juegos Olímpicos de Invierno, en Pyeongchang (9 al 25 de febrero)

Rune Andersen, responsable del equipo de trabajo designado por la IAAF para analizar esta delicada cuestión, dijo que aún hay varios aspectos que siguen pendientes y que son necesarios de abordar antes de que se puedan cumplir las condiciones necesarias para que el atletismo ruso sea readmitido de nuevo.

Rusia fue excluida del atletismo internacional en noviembre de 2015 una vez que fue destapada una compleja trama de dopaje auspiciada desde el propio Estado y que impidió que sus atletas pudieran competir en los Juegos Olímpicos de Río 2016 y en los Campeonatos Mundiales de este año en Londres.

Andersen señaló que hasta que la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) restablezca a la agencia antidopaje nacional rusa (RUSADA), la IAAF no puede permitir que los atletas de ese país vuelvan a la competición internacional. La AMA dictaminó a mediados de noviembre que Rusia aún no cumplía con las normas internacionales sobre dopaje.

En una rueda de prensa, durante el Consejo de la IAAF en Mónaco, Andersen señaló que la readmisión de la RUSADA como un organismo totalmente independiente y conforme al  código era una condición decisiva para que los atletas rusos puedan regresar a las pistas.  

El funcionario noruego agregó que las autoridades rusas todavía se mostraban reticentes  a aceptar que habían ocultado evidencias de dopaje.

 “A menos que haya un reconocimiento expreso de lo que sucedió antes, no podemos tener la seguridad de que no volverán a repetirse los hechos”, finalizó.